Es mala educación dejar el.corcho del vino al cliente

¿Cuál es la diferencia entre los vinos de acero y los vinos de barrica?

Mientras el camarero me observaba, probé mi primer sorbo de vino de una botella nueva. Era malo. No como malo barato, más bien el olor a cartón mojado malo. “Lo siento, no, esta botella es mala”, dije. En ese momento, sólo llevaba unos dos años bebiendo vino. El camarero parecía molesto. “Sólo tiene que dejarlo respirar”, dijo y se marchó de la mesa. Mi confianza vaciló. Quince minutos después, devolví la botella.

Como cualquier otra cosa, el aprendizaje del vino conlleva ciertos indicadores de progreso. Para mí, ese indicador es saber, con seguridad, cuándo una botella de vino está descorchada. La primera vez que aprendí a distinguirlo fue cuando devolví una botella que sospechaba que estaba descorchada a Union Square Wine & Spirits, en Nueva York. Dos empleados probaron el vino y coincidieron en que estaba descorchado. Pregunté: “Entonces, ¿cómo podemos saber con seguridad si es sólo un vino malo o está descorchado?”. Los expertos me dijeron que había que tener en cuenta tres cosas para saber si el vino estaba cortado.

Aunque no pueden decirte todo lo que necesitas saber, los corchos del vino tienen pistas. Piense en ellos como el primer indicio de lo que hay dentro de una botella. Antes de servir el vino, compruebe el estado general del corcho. ¿Parece sano o seco y quebradizo?

Vino en corcho cuando está abierto

Pero creo que hay una confusión generalizada sobre el protocolo de pedir un vino en un restaurante. La persona que pide el vino puede probar una pequeña cantidad antes de que se sirva. Sin embargo, esto supone un gran conocimiento por parte del cliente. Quizá sea un poco injusto suponer que la mayoría de los comensales saben exactamente para qué sirve la “cata”.

  Qué es la educación deportiva

Así que permítanme explicarlo. Primero, se pide el vino. El sumiller va a buscar el vino, lo lleva a su mesa y le muestra la botella para que pueda comprobar lo que ha pedido. A continuación, ocurre una de estas dos cosas. En la mayoría de los sitios, lo abren junto a la mesa y sirven una pequeña cantidad para la persona que lo ha pedido. [Sé que el vino puede ser sexista, pero si un hombre pide el vino, ese hombre hará la cata. Si una mujer pide el vino y un hombre se encarga de la cata, el sumiller ha fallado].

En algunos lugares (y me gusta este procedimiento) el sumiller abre el vino en un puesto alejado de la mesa y lo prueba primero. Entonces, si es defectuoso, pueden cambiar discretamente la botella. A continuación, llevarán la botella abierta a la mesa y dejarán que quien haya pedido el vino lo pruebe, y no debería haber ningún problema.

El corcho del vino huele a humedad

Hola. Soy el Dr. Vinifera, pero puedes llamarme Vinny. Pregúntame tus preguntas más difíciles sobre el vino, desde los puntos más finos de la etiqueta hasta la ciencia de la elaboración del vino. Y no se preocupe, no soy un snob del vino: también puede hacerme esas “preguntas tontas” que le da vergüenza hacer a sus amigos aficionados al vino. Espero que mis respuestas le resulten educativas, motivadoras e incluso divertidas. Y no olvides consultar mis preguntas más frecuentes y mis archivos completos para ver todos mis clásicos de preguntas y respuestas.

  Cuándo se estrenará la tercera temporada de sex education

El origen es que, hace mucho tiempo, las botellas no siempre llevaban etiquetas y la inspección de un corcho en busca del sello de la bodega era una forma de garantizar la autenticidad. Hoy en día, se pueden hacer todo tipo de cosas con un corcho. Has comprado el vino, así que es tuyo, después de todo. Puedes olerlo (en serio, puedes) si crees que puedes aprender algo de ello. En general, los corchos huelen a… bueno, a corcho. Puedes apretar el extremo para ver si está húmedo, lo que puede darte una idea de si el vino se almacenó de lado, manteniendo el corcho húmedo, por lo que es de esperar que el vino no se oxide. Pero si esperas un momento, tendrás la oportunidad de probar el vino y saberlo con certeza. La mayoría de los bebedores de vino no ven ningún valor en jugar con el corcho, pero es una bonita tradición y un buen recuerdo.

La etiqueta del vino oliendo el corcho

Gowri Chandra es una periodista con casi una década de experiencia, cuyo trabajo ha aparecido en Conde Nast Traveler, Food & Wine, VICE y Forbes, entre otros. Ha sido nombrada becaria de la Fundación Nacional de Prensa para la Alimentación y la Agricultura.

Los viejos hábitos son difíciles de erradicar, y algunos de ellos no nos hacen ningún favor a la hora de disfrutar del champán. La próxima vez que compre esa botella de celebración, asegúrese de sacar el máximo partido a su dinero evitando estos errores comunes, identificados por los expertos en vino.

  Es gratuita la página una pizca de educación

“No me gusta ponerlo directamente en la cubitera”, dice Kathryn Coker. Ella es la directora de vinos de Esters Wine Shop & Bar, que en su día fue nombrado el mejor bar de vinos del sur de California por Los Angeles Times. “Lo que más me gusta es abrirlo cuando está frío y dejarlo reposar en la mesa. Me gusta ver qué pasa cuando se calienta de forma natural a la temperatura de la bodega, alrededor de los 55 grados”, dice. “Salen todos los defectos y todos los matices”. Prefiere abrir el champán cuando está a unos 45 grados y volver a meterlo en la nevera cuando empieza a calentarse más allá de los 55 grados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad