Qué aporta e las ciencias sociales a la educación infantil

Concepto de crecimiento y desarrollo en estudios sociales

En sus primeros años de vida, los niños pequeños adquieren habilidades sociales y emocionales, como regular las emociones, compartir con los demás y seguir instrucciones. Estas habilidades sientan las bases para el desarrollo de la lectoescritura, la aritmética y otras capacidades cognitivas fundamentales para el éxito en la escuela y en la vida.

Un desarrollo social y emocional sano se basa en unas relaciones afectuosas y receptivas con los miembros de la familia y otros cuidadores, incluidos los que prestan cuidados en los centros de aprendizaje temprano. Los profesionales de la atención y educación tempranas que trabajan en guarderías y aulas de preescolar son socios importantes a la hora de apoyar el desarrollo social y emocional y garantizar que los alumnos más jóvenes estén preparados para la escuela y en el camino hacia el éxito.

Las asambleas legislativas estatales estudian a menudo políticas y recursos para apoyar la preparación escolar. Cada vez más, la legislación para mejorar el bienestar social y emocional de los alumnos más pequeños se considera un componente crucial para promover el éxito escolar.

Durante sus primeros años de vida, el cerebro de los niños se desarrolla rápidamente, al igual que su capacidad para aprender habilidades sociales y emocionales esenciales. El desarrollo social y emocional en los primeros años, también denominado salud mental en la primera infancia, se refiere a la capacidad emergente de los niños para:

Actividades de estudios sociales para la primera infancia

“Una práctica adecuada al desarrollo requiere tanto conocer a los niños donde están -lo que significa que los profesores deben llegar a conocerlos bien- como permitirles alcanzar metas que sean a la vez estimulantes y alcanzables”.

  Qué piensas sobre la desigualdad social con la educación

Como profesional que cuida de niños, es su responsabilidad buscar y planificar intencionadamente las mejores oportunidades para los niños que favorezcan su bienestar general y su desarrollo saludable. Las prácticas que utilice cuando trabaje con niños pequeños deben adoptar los enfoques más actuales y eficaces en materia de aprendizaje y desarrollo. Éstas pueden describirse como mejores prácticas, enseñanza reflexiva, prácticas de calidad o Prácticas Adecuadas al Desarrollo (PAD). Las DAP provienen de una profunda historia en la educación temprana, la investigación y lo que muchos describen como “buen pensamiento”.

La NAEYC (Asociación Nacional para la Educación de los Niños Pequeños) afirma: “La Práctica Adecuada al Desarrollo se basa en lo que sabemos por la teoría y la literatura sobre cómo se desarrollan y aprenden los niños.” En sus Developmentally Appropriate Practice Key Messages of the Position Statement, NAEYC comparte lo siguiente en la definición de DAP:

5 importancia de los estudios sociales

A medida que los niños pequeños participan en sus juegos y actividades cotidianas, muestran un interés natural por el mundo que les rodea. Los educadores de la primera infancia pueden aprovechar estos intereses y planificar cuidadosamente una serie de experiencias teniendo en cuenta los estudios sociales, cultivando y ampliando las diversas destrezas y habilidades de los niños pequeños para formar y expresar opiniones, identificar y resolver problemas, negociar roles, percibir la diversidad y la desigualdad, y reconocer las consecuencias de sus decisiones y comportamientos en los demás. Los estudios sociales son una parte vital del currículo de la primera infancia, ya que las experiencias formativas de los niños conforman sus actitudes como “ciudadanos de su aula, de sus escuelas y de la comunidad en general” (Mardell, 2011).

  Por qué es importante la educación social

Dada la importancia de los educadores de la primera infancia en la creación de entornos y experiencias de aprendizaje que fomenten las habilidades de los niños pequeños como ciudadanos activos comprometidos con la inclusión y la equidad, el Consejo Nacional para los Estudios Sociales (NCSS) afirma las prácticas pedagógicas en los primeros años que apoyan la progresión del aprendizaje de estudios sociales de los niños pequeños en los entornos de la primera infancia. Esto incluye un enfoque en los materiales, recursos e interacciones necesarios para apoyar las habilidades y disposiciones de los niños pequeños. El NCSS reconoce el continuo desarrollo del aprendizaje de los estudios sociales, y esta declaración se centra principalmente en los niños pequeños desde los 3 años hasta preescolar/prekindergarten. Este documento complementa la declaración de posición del NCSS sobre la pedagogía poderosa y con propósito en los estudios sociales de la escuela primaria (NCSS, 2017).

Los estudios sociales en la educación infantil ppt

Al planificar un entorno que apoye el aprendizaje de los niños en historia y ciencias sociales, los profesores eficaces tienen en cuenta los elementos físicos, curriculares y sociales. El entorno físico y la rutina diaria preparan el terreno para la indagación de los niños y deben incluir tiempo suficiente para que los niños trabajen por iniciativa propia, diferentes espacios para el juego solitario y para el juego en colaboración, y materiales atractivos que se anime a los niños a utilizar de forma creativa. El plan curricular debe ofrecer oportunidades y el apoyo de los adultos tanto para el aprendizaje en grupo como para el descubrimiento informal y el desarrollo de habilidades. La clave de un entorno social positivo es un profesor que modele activamente la curiosidad, la apertura y el compromiso y que esté deseoso de explorar el mundo junto con los niños. Un entorno que apoye el aprendizaje de los niños en historia y ciencias sociales tiene las siguientes características:

  De la educación ambiental a la educación social o viceversa

Los programas de alta calidad para la primera infancia ayudan a los niños a desarrollar su potencial físico, cognitivo, social y emocional. Los entornos animan a los niños a explorar su propio sentido del yo y a desarrollar la conciencia y el aprecio por los demás. Estas experiencias son fundamentales para convertirse en miembros positivos y constructivos de la sociedad y del mundo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad