Cómo educar para la ciudadanía global hoy

Ejemplos de educación para la ciudadanía mundial

Puede ser una profecía autocumplida que los niños crean que no pueden influir en los problemas del mundo. A veces basta con hacerles creer que pueden influir para que se animen a hacer algo sorprendente. Independientemente de la asignatura que enseñes, puedes asignar a tus alumnos un proyecto que les rete a encontrar un problema al que se enfrente la comunidad global (o su comunidad local) y proponer una solución que pueda ayudar a mejorar las cosas. En palabras de Henry Ford, “Si crees que puedes, o crees que no puedes, tienes razón”.

Ofrecer tu tiempo para ayudar a una causa digna tiene un efecto dominó en toda la vida de un joven. Desde inculcar un sentido de gratitud y perspectiva, hasta conocer gente nueva, pasando por desarrollar nuevas habilidades, la lista es interminable. Hay muchas formas y organizaciones que ofrecen oportunidades de voluntariado en el extranjero, pero también hay muchas formas de hacer voluntariado en tu ciudad. Hoy en día, existen comunidades de refugiados por todo el país, y hay organizaciones por todo el país que ayudan a asentarlos. Ser un ciudadano global significa desempeñar un papel activo en tu comunidad global. Eso puede ser a micro o macro escala.

Educación para la ciudadanía mundial pdf

“Mientras la comunidad internacional experimenta una crisis sanitaria sin precedentes, y los desafíos contemporáneos que amenazan el estado de derecho son una fuente de creciente preocupación para muchas sociedades de todo el mundo, nos damos cuenta ahora de que los desafíos a los que nos enfrentamos están totalmente interconectados. Todos nos sentimos vinculados como ciudadanos pertenecientes a una misma gran comunidad, a una humanidad común llamada a definir acciones para promover la paz, una mejor convivencia, el bienestar, la prosperidad y el desarrollo sostenible.

  Cómo educar a un pincher cachorro

La Educación para la Ciudadanía Global (ECG) es la respuesta de la UNESCO a estos desafíos. La ECM es una forma de aprendizaje cívico que tiene por objeto impartir los conocimientos, las competencias, los valores y las actitudes necesarios para contribuir a promover la tolerancia, la equidad y la paz en el mundo. Este sentimiento de ciudadanía global hace hincapié en la interdependencia política, económica, social y cultural, así como en la interconexión entre lo local, lo nacional y lo global. La labor de la UNESCO en este ámbito se basa en el trabajo en pro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS4), meta 4.7.

¿Existe un modelo único de educación para la ciudadanía mundial?

Educación para todos. En todo el mundo. A lo largo de la vida.  / Educación de Adultos y Desarrollo / Ediciones / AED 82/2015: Educación para la Ciudadanía Global / ARTÍCULOS / Educación para la Ciudadanía Global en una poscolonia: lecciones de Camerún

Resumen- La ciudadanía global sólo es posible cuando los individuos son capaces de comprometerse localmente en la identificación y solución de sus problemas básicos. El sistema educativo postcolonial de Camerún, con sus métodos de enseñanza anticuados, produce alumnos pobres, que se identifican con el mundo de los adultos mediante actitudes de vacilación. Todavía no hemos aprendido a ser ciudadanos. Por eso se reconoce actualmente que la educación para la ciudadanía es una necesidad. Pero su eficacia presupone que se dirija no sólo a los jóvenes sino también a los adultos. Uno de los principales retos es crear una pedagogía adecuada para este fin.

  Cómo educar a tu perro para ponerle el arnés

Al final de la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible (DEDS), nos gustaría pensar que las prácticas previstas en este marco se han difundido por todo el mundo y que en los distintos países los ciudadanos tienen ahora una mayor conciencia de su responsabilidad respecto a las formas de mejorar de forma sostenible sus condiciones de vida.

Educación para la ciudadanía mundial

La educación para la ciudadanía mundial (ECM) es una forma de aprendizaje cívico que implica la participación activa de los alumnos en proyectos que abordan cuestiones mundiales de carácter social, político, económico o medioambiental. Los dos elementos principales de la ECM son la “conciencia global”, el aspecto moral o ético de las cuestiones globales, y las “competencias globales”, o habilidades destinadas a permitir a los alumnos participar en el cambio y el desarrollo del mundo. La promoción de la CME fue una respuesta de los gobiernos y las ONG a la aparición de instituciones supranacionales, bloques económicos regionales y el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. Todo ello ha dado lugar a la aparición de un enfoque de la educación más orientado al mundo y a la colaboración. La CME aborda temas como la paz y los derechos humanos, la comprensión intercultural, la educación para la ciudadanía, el respeto a la diversidad y la tolerancia, y la inclusión.

La CME proporciona la lente global que considera el papel de la educación en la promoción del Estado de Derecho (RdL)[1] y se basa en la experiencia de otros procesos educativos, como la educación en derechos humanos, la educación para la paz, la educación para el desarrollo sostenible y la educación para el entendimiento internacional e intercultural. La CME pretende capacitar a los alumnos para que se comprometan y asuman papeles activos, tanto a nivel local como global, como contribuyentes proactivos a un mundo más justo, pacífico, tolerante, inclusivo, seguro y sostenible. La CME aspira a ser una experiencia transformadora, para dar a los alumnos las oportunidades y competencias necesarias para hacer realidad sus derechos y obligaciones para promover un mundo y un futuro mejores[1] La CME se basa en una perspectiva de aprendizaje permanente. No es sólo para niños y jóvenes, sino también para adultos. Puede impartirse en contextos formales, no formales e informales. Por esta razón, la CME forma parte del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre educación (ODS4, meta 4.7)[1] La CME es también un componente del indicador único de la meta 12.8 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 sobre “consumo y producción responsables”[2].

  Es bueno educar a los hijos con premios y castigos
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad