Por que trabajar con cuentos sobre emociones en educación infantil

Cómo educar a un niño emocionalmente inteligente

¿Qué sientes, ahora mismo, al empezar a leer esto? ¿Sientes curiosidad? ¿Esperas aprender algo sobre ti mismo? ¿Aburrido porque es algo que tienes que hacer para la escuela y no te interesa mucho, o contento porque es un proyecto escolar que te gusta? Tal vez estés distraído por otra cosa, como sentirte emocionado por tus planes de fin de semana o triste porque acabas de pasar por una ruptura.

Sentimos nuestras emociones desde que somos bebés. Los bebés y los niños pequeños reaccionan a sus emociones con expresiones faciales o con acciones como reír, abrazar o llorar. Sienten y muestran sus emociones, pero aún no tienen la capacidad de nombrar la emoción o decir por qué se sienten así.

A medida que crecemos, nos volvemos más hábiles para entender las emociones. En lugar de reaccionar como los niños pequeños, podemos identificar lo que sentimos y expresarlo con palabras. Con el tiempo y la práctica, mejoramos en saber lo que sentimos y por qué. Esta habilidad se llama conciencia emocional.

La conciencia emocional nos ayuda a saber lo que necesitamos y queremos (o no queremos). Nos ayuda a establecer mejores relaciones. Y es que ser conscientes de nuestras emociones puede ayudarnos a hablar de los sentimientos con más claridad, a evitar o resolver mejor los conflictos y a superar los sentimientos difíciles con más facilidad.

Desarrollo emocional del niño

Este proyecto de investigación-acción se llevó a cabo para comprobar los efectos de la narración de cuentos en el desarrollo emocional de niños de tres a seis años en un entorno de primaria Montessori (PreK-K). El entorno era una escuela rural, y este estudio tuvo lugar en un ambiente con 28 niños que son predominantemente caucásicos y provienen de familias de clase media-alta. Los datos se recopilaron mediante una hoja de registro, notas de campo de observación, una rúbrica de discusión en grupos pequeños y una rúbrica de observación. Cada día se contaban historias centradas en emociones como la ira, la tristeza y la frustración. El adulto compartía primero una historia y luego invitaba a los niños a compartirla. A continuación, se organizaba un debate en pequeños grupos sobre la forma en que se siente o se ve la emoción en cuestión. Los resultados concluyeron que la narración de historias sí ayudaba a los niños en su desarrollo emocional al darles el lenguaje que necesitaban para poder expresarse. Las implicaciones del plan de acción concluyen que el estudio podría llevarse a cabo utilizando diferentes métodos para hablar de las emociones.

  Cómo educar a un adolescente que no quiere trabajar

Cómo apoyar el desarrollo social en la primera infancia

Este proyecto de investigación-acción se llevó a cabo para comprobar los efectos de la narración de cuentos en el desarrollo emocional de niños de tres a seis años en un entorno de primaria Montessori (PreK-K). El entorno era una escuela rural, y este estudio tuvo lugar en un ambiente con 28 niños que son predominantemente caucásicos y provienen de familias de clase media-alta. Los datos se recogieron mediante una hoja de registro, notas de campo de observación, una rúbrica de discusión en grupos pequeños y una rúbrica de observación. Cada día se contaban historias centradas en emociones como la ira, la tristeza y la frustración. El adulto compartía primero una historia y luego invitaba a los niños a compartirla. A continuación, se organizaba un debate en pequeños grupos sobre la forma en que se siente o se ve la emoción en cuestión. Los resultados concluyeron que la narración de historias sí ayudaba a los niños en su desarrollo emocional al darles el lenguaje que necesitaban para poder expresarse. Las implicaciones del plan de acción concluyen que el estudio podría llevarse a cabo utilizando diferentes métodos para hablar de las emociones.

  Cómo trabajar los generos literarios para educación infantil

Cómo apoyar el desarrollo emocional en la primera infancia

ResumenLos avances neurocientíficos demuestran que el rango de edad de cero a cinco años representa una ventana crítica tanto para el aprendizaje como para la enseñanza, que debe implicar el desarrollo de la competencia emocional y el crecimiento de la autorregulación como base para el éxito académico, personal y social a largo plazo, promoviendo la salud mental y el bienestar. Hallazgos recientes sugieren que estas capacidades emergen de la co-regulación de las interacciones sociales y emocionales empáticas entre un cuidador y un niño pequeño. Sobre la base de esta investigación, la presente revisión (a) describirá los fundamentos teóricos de un enfoque de aprendizaje social y emocional basado en centros de cuidado y desarrollo infantil para apoyar el crecimiento de estas capacidades fundacionales en los niños desde el nacimiento; (b) examinará el papel de la corregulación con un cuidador/profesor profesional en la promoción de estas capacidades; y (c) detallará cómo el aprendizaje temprano social cognitivo emocional, un enfoque integrador basado en la evidencia, se esfuerza por fomentar estas competencias a través de la comunicación emocional, la orientación, las herramientas y las técnicas, sobre todo la charla causal en el contexto de la experiencia emocional.

  Cómo trabajar los colores educación infantil
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad