Es posible educar sin exámenes

¿Deben prohibirse los exámenes?

A partir del curso académico 2014-2015, la Universidad de Gante dejará de aplicar la calificación negativa en los exámenes de opción múltiple, ni en los exámenes que solo consistan parcialmente en preguntas de opción múltiple. (Decisión del Consejo Superior de 6/12/2013).

La calificación negativa se sustituirá por el “ajuste estándar”. En el ajuste estándar, las calificaciones se convierten después haciendo que tenga que responder correctamente a más de la mitad de las preguntas para aprobar el examen o esa parte específica del examen. Además de este sistema, también es posible que el profesor organice exámenes sin calificación negativa. En ambos casos, una respuesta correcta siempre dará lugar a una puntuación positiva. Las respuestas erróneas ya no se castigarán con puntuaciones negativas. Tanto las preguntas erróneas como las no contestadas darán lugar a cero puntos.

Lo esencial para usted como estudiante es que ya no tendrá que preocuparse durante el examen de si es mejor contestarla o dejarla sin contestar. Le conviene responder a todas las preguntas del examen tipo test.

Los exámenes no son importantes

A continuación encontrará información sobre lo que puede esperar de un examen “tradicional” (es decir, un examen escrito u oral, no un examen por ordenador, un examen para hacer en casa, etc.). Te guiamos a través del procedimiento de examen y te indicamos lo que debes y no debes hacer, para que puedas empezar el periodo de exámenes bien preparado.

Nota: El objetivo de la facultad es organizar y llevar a cabo el examen de la forma que se describe a continuación. Esto no significa que un examen se organice siempre de esta manera, ya que no todas las situaciones permiten cumplir estos objetivos.

  Cómo educar a un loro

La hora y el lugar de su examen se comunican en su horario de examen individual. Asegúrese de comprobar la noche anterior cuándo se le espera en el examen, para no perderse ningún posible cambio de hora o lugar. Asegúrese de presentarse en la sala de examen correcta antes de la hora indicada en su horario de examen.

En el caso de los exámenes orales, no hay garantía de que pueda empezar el examen a la hora exacta indicada en su horario de examen. Esto no significa que no tenga que estar presente a la hora indicada en su horario de examen. Es mejor llegar pronto a un examen que llegar tarde.

5 razones por las que no deben prohibirse los exámenes

Un examen (examen o evaluación) o prueba es una evaluación educativa destinada a medir los conocimientos, habilidades, aptitudes, aptitud física o clasificación en muchos otros temas (por ejemplo, creencias) de una persona que se somete a un examen[1]. Una prueba puede administrarse verbalmente, en papel, en un ordenador o en un área predeterminada que requiere que la persona que se somete al examen demuestre o realice una serie de habilidades.

Los tests varían en estilo, rigor y requisitos. No existe un consenso general ni una norma invariable sobre el formato y la dificultad de las pruebas. A menudo, el formato y la dificultad de la prueba dependen de la filosofía educativa del instructor, la materia, el tamaño de la clase, la política de la institución educativa y los requisitos de los organismos de acreditación o de gobierno.

  Es bueno educar a los hijos con premios y castigos

Un examen puede administrarse de manera formal o informal. Un ejemplo de prueba informal es una prueba de lectura que administran los padres a sus hijos. Una prueba formal puede ser un examen final administrado por un profesor en un aula o una prueba de cociente intelectual administrada por un psicólogo en una clínica. Las pruebas formales suelen dar como resultado una calificación o una puntuación[2]. La puntuación de una prueba puede interpretarse en relación con una norma o un criterio, o en ocasiones con ambos. La norma puede establecerse de forma independiente o mediante el análisis estadístico de un gran número de participantes.

¿Por qué tenemos exámenes en la escuela?

Cuando se llevan las ideas a lugares extremos, se distorsionan. “No es parte de mi trabajo haceros aprender”, escribe el profesor de Filosofía Keith M. Parsons en su programa de estudios a los alumnos de primer curso. “En la universidad, aprender es vuestro trabajo, y sólo vuestro trabajo. Mi trabajo es guiarte a la fuente del conocimiento. Si bebéis profundamente o sólo hacéis gárgaras es cosa vuestra”.

Sí, los estudiantes son responsables de aprender. Los profesores no pueden aprender nada por ellos. Pero, ¿qué ocurre cuando se piensa que las tareas de enseñanza y aprendizaje están separadas, que yo tengo mi trabajo y tú el tuyo? Eso nos empuja rápidamente a este lugar: Si yo hago mi trabajo y tú no haces el tuyo, no es mi problema.

Es una separación que plantea la cuestión de la finalidad: ¿tiene la enseñanza alguna razón de ser si no da lugar al aprendizaje o lo promueve de forma intermitente? Los alumnos no necesitan a los profesores del mismo modo que los profesores necesitan a los alumnos. El aprendizaje puede producirse sin profesor, pero enseñar en ausencia de alumnos es una actividad sin justificación, me parece a mí. En su artículo del Huffington Post, el profesor Parsons señala que a los profesores se les paga lo mismo si los alumnos sacan sobresalientes o suspensos, pero si muchos de los alumnos de un profesor no aprenden, la cuestión es más moral que económica.

  Cómo educar niños maravillosos con el método montessori kaleidoscopio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad