Para cuando la figura del educador social en priones

¿Por qué son importantes los priones?

A lo largo de su vida, las personas que cumplen condena en prisión se ven privadas de oportunidades educativas, lo que hace casi imposible que obtengan las credenciales que necesitan para triunfar tras su puesta en libertad. A partir de los datos de la Encuesta Nacional a Antiguos Presos, este informe revela que las personas excarceladas suelen quedar relegadas a los peldaños más bajos de la escala educativa; más de la mitad sólo tiene un título de secundaria o GED, y una cuarta parte no tiene ninguna titulación. Durante su encarcelamiento, e incluso después de salir de prisión, descubrimos que las personas rara vez tienen la oportunidad de recuperar las oportunidades educativas de las que han sido excluidas, oportunidades que afectan a sus posibilidades de éxito en la reinserción.

La educación es especialmente importante para las personas que buscan empleo tras salir de prisión. Sobre la base de nuestra investigación anterior, que reveló una asombrosa tasa de desempleo del 27% entre las personas excarceladas, descubrimos que las personas con bajos niveles de educación formal se enfrentan a tasas de desempleo aún más altas. En concreto, las personas excarceladas sin estudios secundarios registran tasas de desempleo extremas, y las perspectivas son especialmente sombrías para las personas de color. Estos alarmantes resultados exigen transformaciones inmediatas de nuestros sistemas educativos y de justicia penal. Para ello, concluimos con una serie de recomendaciones políticas fundamentales necesarias para reducir las desigualdades actuales a las que se enfrentan las personas criminalizadas en todo Estados Unidos.

Beneficios de la educación en las cárceles del Reino Unido

Han pasado cinco años desde la publicación del informe independiente de Dame Sally Coates sobre la educación en las prisiones. El informe abogaba por situar la educación en el centro mismo del régimen penitenciario y por responsabilizar a los directores de las prisiones y permitirles elegir la educación que mejor se adapte a las necesidades de sus reclusos.

  A que sector profesional pertenecen los educadores

Desde aquella histórica revisión, la calidad de la educación en las prisiones ha mejorado muy poco. Aunque hay pequeños ejemplos de prácticas excelentes, la calidad general de la educación en las prisiones sigue siendo extremadamente baja. En los últimos 5 años, alrededor del 60% de las prisiones han sido calificadas como inadecuadas o que requieren mejoras en materia de educación, competencias y trabajo. Esta cifra contrasta con sólo el 20% de la oferta en otras partes del panorama de la educación superior que inspeccionamos, como informamos en nuestro último Informe Anual.

Sin duda, la pandemia ha empeorado la situación. La mayoría de las prisiones han estado en un sistema de encierro durante la mayor parte de la pandemia. De hecho, casi dos quintas partes de los presos que respondieron a la encuesta del HMIP entre finales de julio y diciembre dijeron que estaban en su celda más de 23 horas al día. La mayoría de los presos utilizaban el poco tiempo que se les permitía salir de su celda para hacer ejercicio, llamar por teléfono, ducharse y realizar otras tareas domésticas. Durante al menos cinco meses no se impartió educación en las aulas. Aunque ahora se permite en muchas prisiones, sigue siendo limitada.

Eficacia de los programas de educación y empleo para reclusos

Los priones son proteínas que pueden adoptar dos formas diferentes, una normal y otra mal plegada. Esto puede no parecer inusual, ya que muchas proteínas son flexibles y adoptan diferentes formas. Sin embargo, los priones tienen otra característica inusual: la forma mal plegada del prión puede forzar a los priones normales a cambiar a la forma mal plegada. De este modo, unos pocos priones mal plegados pueden corromper a toda una población de priones normales, convirtiéndolos uno a uno en la forma mal plegada. Esto puede tener consecuencias mortales, ya que los niveles de proteínas mal plegadas aumentan. Por ejemplo, el mal plegamiento del prión PrP causa enfermedades neuronales mortales en humanos y otros mamíferos. Para empeorar las cosas, los priones mal plegados son infecciosos, por lo que una pequeña dosis de priones mal plegados puede infectar y corromper a todo un organismo.

  A quien afecta el cambio de convenio de educadoras

La forma normal de la proteína priónica PrP (mostrada aquí) se encuentra en la superficie de las células nerviosas, pero cuando cambia a su forma mal plegada, se agrega en largas fibrillas que obstruyen el funcionamiento normal del cerebro. La infección se produce cuando se ingiere un poco de la proteína mal plegada o entra accidentalmente en la sangre a través de una lesión. Un ejemplo devastador ocurrió en una población nativa de Papúa Nueva Guinea, donde el canibalismo ritual formaba parte de las ceremonias funerarias. La epidemia comenzó probablemente cuando una persona desarrolló la enfermedad espontáneamente (la PrP adopta ocasionalmente el estado mal plegado por sí misma, causando casos esporádicos muy raros de la enfermedad). Después, los priones mal plegados se propagaron por la comunidad cuando la persona infectada fue devorada. Más recientemente, ha surgido la preocupación de que los priones que causan la enfermedad de las vacas locas puedan propagarse a los humanos al comer carne infectada. La proteína PrP de la vaca es muy similar a la PrP humana, y se han visto varios casos de este tipo de infección.

¿Debería darse a los presos la oportunidad de recibir una educación?

Trabajo social en prisiones: En la primera entrega de una nueva serie sobre el trabajo social en entornos inusuales, exploramos las recompensas y los riesgos de trabajar en una prisiónBy Sharmeen Ziauddin on enero 25, 2023 in Workforce

“Me complace mucho ver cómo la gente pasa de estar en una situación muy angustiosa, de no ser capaz de salir adelante, de no arreglárselas, de pensar que las cosas no merecen la pena, de rendirse, a ver cómo progresan hasta donde están: prosperando, si se quiere, lo cual es algo extraño en este lugar”, dice Glynis Marsh, educadora práctica que trabaja en una prisión para delincuentes sexuales masculinos.

  Qué hay que estudiar para ser educador social

Tras haber trabajado para una organización benéfica para niños y para servicios de salud mental para niños y adolescentes, Marsh forma parte del equipo integrado de salud mental de la prisión, situada en el sur de Inglaterra.

“Una prisión es un microcosmos de la sociedad: en ella hay una proporción predominantemente más alta de personas con necesidades más graves y alto riesgo”, afirma. “Si nos fijamos en los valores y principios del trabajo social, se trata de promover los derechos humanos, el respeto, la dignidad, el bienestar y la defensa”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad