A palabra educación podemos comprender el doble movimiento

Polanyi doppelbewegung

Liberalismo incrustado es un término de economía política internacional para referirse al sistema económico mundial y a la orientación política internacional asociada, tal y como existieron desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1970. El sistema se creó para apoyar una combinación de libre comercio con la libertad de los Estados para mejorar sus prestaciones sociales y regular sus economías para reducir el desempleo. El término fue utilizado por primera vez por el politólogo estadounidense John Ruggie en 1982[1].

Por lo general, los estudiosos de la corriente dominante describen el liberalismo integrado como un compromiso entre dos objetivos deseables pero parcialmente contradictorios. El primer objetivo era reavivar el libre comercio. Antes de la Primera Guerra Mundial, el comercio internacional constituía una gran parte del PIB mundial, pero el orden liberal clásico que lo sustentaba se había visto dañado por la guerra y por la Gran Depresión de los años treinta. El segundo objetivo era permitir a los gobiernos nacionales la libertad de ofrecer generosos programas de bienestar e intervenir en sus economías para mantener el pleno empleo[2]. Este segundo objetivo se consideraba incompatible con el pleno retorno al sistema de libre mercado tal y como había existido a finales del siglo XIX, principalmente porque con un mercado libre de capitales internacionales, los inversores podían retirar fácilmente el dinero de las naciones que intentaran aplicar políticas intervencionistas y redistributivas[3].

El doble movimiento de Polanyi

Karl Polanyi argumentó en La gran transformación (2001 [1944]) que el desarrollo de las sociedades de mercado en los últimos doscientos años ha estado determinado por un doble movimiento. Por un lado, el movimiento del laissez faire, es decir, los esfuerzos de diversos grupos por ampliar el alcance y la influencia de los mercados autorregulados.  Por otro, el movimiento de la protección: las iniciativas, también de una amplia gama de actores sociales, para aislar el tejido de la vida social del impacto destructivo de las presiones del mercado.  El ensayo comienza exponiendo las líneas generales de la idea del doble movimiento, y después elabora los microfundamentos del contramovimiento de protección para explicar cómo los agentes tienen a veces la oportunidad, el poder y la capacidad de desafiar y cambiar las estructuras institucionales de las sociedades de mercado.  Tras examinar los obstáculos a la movilización de un contramovimiento de protección, la última sección explora las posibilidades de ir más allá del doble movimiento.

  Qué tipo de educación muestra la película la ola

1Karl Polanyi argumentó en La gran transformación (2001 [1944]) que el desarrollo de las sociedades de mercado en los últimos doscientos años ha estado determinado por un doble movimiento.  Por un lado, el movimiento del laissez faire, es decir, los esfuerzos de diversos grupos por ampliar el alcance y la influencia de los mercados autorregulados.  Por otro, el movimiento de protección: las iniciativas, también por parte de una amplia gama de actores sociales, para aislar el tejido de la vida social del impacto destructivo de las presiones del mercado.  Lo que consideramos sociedades de mercado o “capitalismo” es el producto de estos dos movimientos; es un híbrido inestable y fluido que refleja el cambiante equilibrio de poder entre estas fuerzas contendientes1.

Deducción

De izquierda a derecha, desde arriba: Conferencia en la Facultad de Ingeniería Biomédica de la Universidad Técnica Checa, en Praga, República Checa; Escolares sentados a la sombra de un huerto en Bamozai, cerca de Gardez, provincia de Paktia, Afganistán; Alumnos participantes en la competición de robótica FIRST, Washington, D.C.; Educación infantil a través de USAID en Ziway, Etiopía.

  Qué son los ejes transversales en educación

La educación es una actividad dirigida a la consecución de determinados objetivos, como la transmisión de conocimientos o el fomento de aptitudes y rasgos de carácter. Estos objetivos pueden incluir el desarrollo de la comprensión, la racionalidad, la bondad y la honestidad. Varios investigadores destacan el papel del pensamiento crítico para distinguir la educación del adoctrinamiento. Algunos teóricos exigen que la educación se traduzca en una mejora del alumno, mientras que otros prefieren una definición neutral del término desde el punto de vista de los valores. En un sentido ligeramente distinto, la educación también puede referirse, no al proceso, sino al producto de este proceso: los estados mentales y las disposiciones que poseen las personas educadas. La educación tiene su origen en la transmisión del patrimonio cultural de una generación a otra. Hoy en día, los objetivos educativos abarcan cada vez más nuevas ideas, como la liberación de los alumnos, las habilidades necesarias para la sociedad moderna, la empatía y las competencias profesionales complejas.

A palabra educación podemos comprender el doble movimiento en línea

Figura 16.1. El cineasta Victor Masayesva enseña sobre la cultura de los indios hopi en una clase de estudios aborígenes en la escuela secundaria Point Grey de Vancouver. Las escuelas nos enseñan mucho más que lectura, escritura y aritmética. También nos socializan las normas y expectativas culturales. (Fotografía cortesía de Victor Masayesva/flickr)

Desde el momento en que nace un niño, comienza su educación. Al principio, la educación es un proceso informal en el que el niño observa a los demás y los imita. A medida que el bebé crece y se convierte en un niño pequeño, el proceso de educación se vuelve más formal a través de las citas para jugar y el preescolar. Una vez en la escuela primaria, las lecciones académicas se convierten en el centro de la educación a medida que el niño avanza en el sistema escolar. Pero incluso entonces, la educación es mucho más que el simple aprendizaje de hechos.

  Dónde ver sex education

Nuestro sistema educativo también nos socializa en nuestra sociedad. Aprendemos las expectativas y normas culturales, que son reforzadas por nuestros profesores, nuestros libros de texto y nuestros compañeros de clase. (Para los estudiantes que no pertenecen a la cultura dominante, este aspecto del sistema educativo puede plantear retos importantes). Puede que recuerdes haber aprendido las tablas de multiplicar en segundo curso y también las normas sociales para turnarse en los columpios durante el recreo. Puede que recuerdes haber aprendido el proceso parlamentario canadiense en un curso de estudios sociales, así como cuándo y cómo hablar en clase.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad